sábado, 20 de febrero de 2010


El sólo hecho de saber que, al menos del otro lado del mundo hay alguien que uno quiere, que siempre lo espera, lo desea, es suficiente motivo para sentirse afortunado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores